Tienda   Donar Ayudanos a continuar con la misión del ISEG, gracias por tus compras y donativos   

Material destacado

La Verdad de Guadalupe El Mensaje de susojos
El Encuentro de la Virgen de Guadalupe y Juan Diego DVD Jesucristo Centro del Acontecimiento Guadalupnao

cdice florentino

Instituto Superior de Estudios Guadalupanos

Es una obra magna fruto de la investigación del célebre misionero franciscano fray Bernardino de Sahagún, este manuscrito está estructurado en doce libros con diversos capítulos cada uno de ellos, los cuales están contenidos en cuatro volúmenes según el mismo fray Bernardino describe en su dedicatoria al padre fray Rodrigo Sequera al inicio del libro IV, que a la letra dice:

"Tienes aquí, observantísimo Padre, una obra digna de la mirada de un rey, la cual se dispuso en lucha acérrima y prolongada. De la cual obra este es el Libro VI. Hay otros seis después de este, los cuales todos completan una docena, distribuidos en cuatro volúmenes."

 

Fray Francisco de Toral provincial de los seráficos en 1558 le encomendó a fray Bernardino de Sahagún que investigara la cultura y la lengua de los naturales de la Nueva España, tal y como lo cita el mismo Sahagún en su manuscrito:   "encargos por mandado del muy Reverendísimo Padre fray Francisco Toral provincial de esta provincia del Santo Evangelio: escribir libros de las cosas divinas o por mejor de sus idolatrías y humanas y naturales de esta Nueva España". (Prólogo del libro I del Códice Florentino).

 

El proceso de investigación que realizó fray Bernardino de Sahagún  inicio en Tepepulco donde tuvo como fuente primaria la oralidad de los ancianos indígenas y los códices que le fueron presentados por ellos mismos, es también fundamental el tener presente que en libro VI están contenidas las primeras investigaciones que Sahagún realizara en el año de 1545, siendo el fruto de ésta temprana investigación la trascripción de cuarenta Huehuetlatolli, testimonio de la antigua palabra, en ellos esta contenido lo más elevado de la sabiduría de los nahuas. Entre los años 1563 y 1565 en Tlatelolco continuo con su trabajo de investigación y le solicitó a indígenas ancianos que habían sido testigos de la conquista de Tenochtitlan su testimonio de ella, estos testimonios están integrados en el libro doce.

 

El manuscrito es una obra en dos columnas náhuatl y castellano con una gran cantidad de ilustraciones la mayoría de ellas a color, así lo describe Sahagún en el prólogo del libro VI. La distribución de los libros en los cuatro volúmenes según su encuadernación original es la siguiente: El primer volumen abarca cinco libros que tratan acerca de los dioses, el calendario, fiestas y ceremonias, origen de los dioses, astrología judiciaria (tonalpohualli o cuenta de los días y los destinos), los agüeros y pronósticos. El volumen segundo contiene solo el libro sexto, cuyo tema es la retórica, filosofía moral y teología de la gente mexicana. A su vez el tercer volumen incluye los libros séptimo, octavo, noveno y décimo, versan ellos acerca de la astrología naturales reyes y señores, su elección y gobierno; los mercaderes y oficiales de oro, piedras preciosas y plumas ricas; los vicios y virtudes de los naturales, miembros del cuerpo y naciones que han venido a poblar esta tierra. El volumen cuarto está formado por dos libros, el undécimo y el duodécimo, tratan ellos respectivamente de las propiedades de los animales, árboles, metales y de los colores, y de la conquista de México.

 

La Orden de los Franciscanos aprobó la obra de fray Bernardino de Sahagún en 1569, pero en el año de 1570 fray Alonso de Escalona recogió todos los libros y fueron dispersados por toda la provincia, en 1575 recuperó sus escritos y realizó en Tlatelolco una trascripción en limpio de la versión en náhuatl y castellano, con el apoyo y protección del visitador fray Rodrigo de Sequera, ésta fue terminada en 1577 año en que mediante una cedula el Rey Felipe II ordenaba su confiscación y prohibía este tipo de estudios, Sahagún volvió a trabajar en la relaboración de su obra entre 1582 y 1585.

 

Pasados muchos años de que la Historia Universal (general) de las cosas de la Nueva España fuera llevada a España por el visitador, fray Rodrigo de Sequera, al fin apareció ella en Florencia, y se encuentra actualmente en la Colección Palatina de la  Biblioteca Medicea Laurenziana de Florencia en Italia. Por conservarse allí se designó, Códice Florentino.